Los 8 pueblos de Múnich con mayor encanto que no debe perderse

Múnich es una de las ciudades más bonitas y sorprendentes de Alemania. Si está planeando un viaje a la capital de Baviera, es probable que le interese hacer una escapada y conocer los mejores pueblos cerca de Múnich. Más allá de su espectacular capital, el länder de Baviera esconde palacios de cuento, pueblos idílicos, preciosas iglesias barrocas y casas populares de madera y coloridos murales, sin olvidar sus espectaculares paisajes de lagos, bosques y las cumbres de los Alpes.

Füssen

Füssen

Füssen se encuentra un poco alejado, a 130 km de Múnich. Sin embargo, el viaje merece la pena, no solo por la belleza de los alrededores, sino porque aquí se sitúa el famoso castillo de Neuschwanstein, más conocido como el castillo del Rey Loco, uno de los monumentos más visitados del país y que forma parte de la famosa ruta romántica de los castillos de Alemania.

castillo de Neuschwanstein

Füssen es un bonito pueblo medieval, con un casco antiguo muy bien conservado y algunos lugares de interés, entre los que destaca el Palacio Alto y el monasterio de San Mang. Se enamorará de los paisajes del sur de Baviera, repletos de bosques, rodeados de lagos y con las cumbres de los Alpes como telón de fondo.

Unterschleissheim

palacio de Schleißheim

A tan solo 30 kilómetros de Múnich se encuentra Unterschleissheim, una pequeña ciudad, pero con una larga historia. Uno de sus mayores atractivos es el palacio de Schleißheim construido en el siglo XVII como residencia de verano para los soberanos de Baviera. Se trata de uno de los palacios barrocos más destacados de Alemania, formado por tres edificios y un inmenso jardín con canales, senderos y bosques.

Además, muy cerca se encuentra el lago Mallertshofer See, un área ideal para dar paseos y hacer actividades al aire libre.

Oberammergau

OberammergauSin duda, Oberammergau es uno de los pueblos más bellos y peculiares de Alemania. Lo más llamativo de esta localidad son las fachadas de sus casas que están decoradas, ni más ni menos, que con frescos. Las pinturas representan escenas tradicionales de la cultura de Baviera, desde temas religiosos hasta cuentos infantiles, pasando por tareas cotidianas.

Oberammergau es también famoso por la escenificación de la Pasión de Cristo, que cada diez años atrae a miles de visitantes y en la que participan hasta 2000 habitantes del pueblo. Esta tradición se lleva realizando desde el año 1633, cuando una epidemia de peste asoló a Oberammergau y la población juró que representarían la Pasión de Cristo periódicamente si eran protegidos de la enfermedad.

Igualmente, la localidad se encuentra en un enclave inmejorable, en un valle rodeado de montañas y bosques que le otorgan un aspecto idílico. Un pueblo de cuento que no debería perderse visitar.

Erding

Erding

La encantadora ciudad de Erding cuenta con un bonito casco histórico lleno de torres y fachadas coloridas que invitan a pasear por sus calles y tomar una cerveza en sus terrazas. Además, si le apetece un descanso podrá disfrutar de Therme Erding, el segundo complejo de baños termales más grande de Europa después del de Budapest, ideal tanto para ir con niños como con pareja.

Si está buscando planes para viajar en familia en Alemania, le contamos todo lo que se puede hacer en Baviera con niños pequeños.

Bad Wiessee

Bad Wiessee

A 50 kilómetros de Múnich se encuentra Bad Wiessee, un pueblo tranquilo a orillas del lago Tegernsee muy famoso por su reconocido balneario, cuyas aguas son ricas en sulfuro, con numerosos beneficios para la piel.

Su ubicación al sur de Alemania, muy cerca de la frontera con Austria y a los pies de los Alpes Bávaros, lo convierten en un lugar idóneo para disfrutar de la naturaleza, hacer rutas de senderismo o practicar esquí. Sin duda, un destino ideal para desconectar de la rutina y encontrar paz durante las vacaciones.

Prien am Chiemsee

Castillo de Herrenchiemsee

El pintoresco pueblo de Prien am Chiemsee se sitúa a orillas del lago Chiemsee, el lago más grande de Baviera. Se trata del principal punto de encuentro para todas las actividades que se realizan en la zona, disfrutando de las impresionantes vistas de la región de Chiemgau y los Alpes bávaros.

La ciudad fue fundada a mediados del siglo XII. Cuando se construyó el ferrocarril, los visitantes comenzaron a acudir para disfrutar del área, especialmente una vez que el Castillo de Herrenchiemsee, en una isla en medio del lago Chiemsee, se abrió al público en 1886.

Al igual que Oberammergau, Prien am Chiemsee cuenta con varias tiendas y casas decoradas con los frescos tradicionales de Baviera.

Rosenheim

Rosenheim

A 65 kilómetros de Múnich se encuentra la localidad de Rosenheim, de estilo sureño y con el encanto de todos los pueblos de los Alpes Bávaros. La ciudad cuenta con varios museos destacados como el Museo de la Ciudad de Rosenheim, que alberga pinturas, esculturas y otros objetos y reliquias desde los inicios de la localidad.

No puede irse de Rosenheim sin visitar su centro histórico, Max-Josefs-Platz. Esta concurrida zona peatonal es un paraíso de compras, así como un lugar para disfrutar de numerosos cafés y restaurantes. En ciertas épocas del año se celebran festivales de vino y otros eventos que convierten el centro de la ciudad en un hervidero de gente. Además, la arquitectura de los edificios permite hacer buenas fotos.

Mittenwald

Mittenwald

Mittenwald, a 100 km de Múnich y muy próximo a la frontera con Austria, es otro de los pueblos más bonitos de Baviera que no puede perderse visitar. Se encuentra en pleno valle del río Isar, en plenos Alpes Bávaros, y con una naturaleza que corta la respiración. No en vano, Mittenwald significa en alemán “en medio del bosque”.

Cuenta con edificios y viviendas con los típicos murales y frescos de gran colorido y encanto, balcones de madera tallados y macetas repletas de flores. La iglesia de San Pedro y San Pablo merece una parada, así como el Museo Geigenbau, dedicado al violín. Este instrumento tiene una gran importancia en Mittenwald por la larga tradición de talleres artesanos.

Al mismo tiempo, los alrededores ofrecen un sinfín de opciones para hacer al aire libre, desde senderismo en sus cumbres cercanas, hasta actividades en sus lagos. Aproveche para salir a la naturaleza, respirar aire fresco y enamorarse de sus increíbles paisajes. Sin duda, uno de los pueblos imprescindibles que visitar al sur de Múnich.

Pueblos cerca de Múnich

Como puede ver, los alrededores de Múnich cuentan con numerosos rincones que merecen ser visitados, especialmente por los bellos paisajes y la exuberante naturaleza de Baviera. Si está interesado en conocer los pueblos de Múnich, Almería cuenta con vuelos directos a Múnich, así como a Düsseldorf. ¿A qué espera para hacer una escapada a esta maravillosa región de Alemania? ¡Reserve con vuelo directo Almería!

No hay comentarios